Afiliados
AFILIADOS ELITE
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Mensaje por Damián el Mar Mayo 08, 2012 2:47 pm

COMBATE LUCIFER VS SAEKO
TURNO 1:

1.-Lucifer (Introducción)
2.-Saeko (Introducción)


TURNO 2:

1.-Lucifer (Bélica)
2.-Saeko (Bélica)

TURNO 3:

1.-Lucifer (Bélica)
2.-Saeko (Bélica)

TURNO 4:

1.-Lucifer (Bélica)
2.-Saeko (Bélica)

TURNO 5:

1.-Lucifer (Bélica)
2.-Saeko (Bélica)

TURNO 6:

1.-Lucifer (Conclusión)
2.-Saeko (Conclusión)


Recomendaciones: Recordad que después de cada ronda debo postear dejando claro la nota de cada una, por ello os pido paciencia dado que hay mas asuntos en el foro. Intentaré ser lo mas rápido posible. Además aconsejo leer bien antes de postear.

TRAMA:

Cada nuevo juez en el infierno debe superar varias pruebas a elección de Hades, deidad del infierno. Saeko, nueva portadora del sapuri de garuda se ve pues envuelta en una prueba de lealtad y fuerza por parte del nuevo señor del infierno; Lucifer. El lugar, los Cocytos, mientras las oscuras nubes de aquel triste cielo gris amenazaban con otra tormenta de nieve, la batalla entre ambos seres infernales daba comienzo.

Comienza:

LUCIFER.

____________________________________

Narro/Hablo/Pienso

"Nada escapa a mi alcance"
avatar
Damián

Mensajes : 153

Datos
Lv: 4
HP: 35
Experiencia:
0/60  (0/60)

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Mensaje por Lucil el Jue Mayo 10, 2012 8:11 pm

En el Infierno ni el día ni la noche se anunciaban, ni siquiera se cumplía un orden climático impuesto por la rotación de la Tierra, todo se mantenía estático sin alteraciones absolutas de la estructura desde su creación. La oscuridad gobernaba junto con el aroma de miles de cadáveres y lo único audible era el eco de los condenados desde los demás círculos infernales siento este ultimo Cocytos el más silencioso, solo el silbido del viento era apreciable para aquel paraje donde cientos de fraudulentos pagaban sus condenas, estas almas jamás verían la luz, jamás estarían en las prioridades del “salvador” a diferencia del resto de los condenados, es por ello sus lagrimas que se congelaban producto de la baja temperatura, esto era para algunos pocos puesto que un numero recudido de condenados poseían su rostro fuera del hielo, mientras el resto estaba totalmente sumergido en la laguna congelada.

Las bajas temperaturas por el batir de sus alas mantenían aquel lugar intacto y pese a no continuar con esa tediosa labor el hielo se mantenía gracias a su cosmos, aquella deidad caminaba por el lago congelado pisando todo lo que se interpusiera en su camino, eran condenados no merecía siquiera que esquivara pisar sus rostro, su inmortalidad en sufrimiento debía de ser como tal una castigo del que no podía ser alivianado. Para quienes poseían sus rostros fuera del hielo no podían emitir ruido alguno que irrumpiera con el silbido del viento, el frio no solo congelaba sus lagrimas sino que también sus labios, manteniéndolos sellados para que jamás cometieran el pecado de la fraudulencia. El noveno círculo era el único donde su aroma cumplía en similitud con las regiones más frías del globo, carente de aroma putrefacción.

Lucifer quien era responsable de aquel reino de perdición circulaba a pie como un simple mortal como era costumbre primero caminaba por el noveno circulo antes de proseguir a los siguientes para maravillarse con la desgracia ajena, “aquellos seres que poseían las cualidades de ser salvados y en su capacidad cometieron los actos más aberrantes”, si bien era cierto que Lucifer les otorgo la claridad a sus mentes tras la primera mordida de la manzana otorgándoles un control autónomo tanto de pensamiento como acción jamás posesiono a nadie para que causar tales actos de vilezas, eran seres indeficientes que con simples palabras lo habían hecho por si solos y claro estaba que el culpable no era otro que aquella “voz en sus mentes” – Siempre culpando y jamás asumiendo – pensaba cerrando sus ojos con una sonrisa mientras continuaba avanzando. Su traje digno de los reyes de la antigüedad de color negro permanecía estático gracias a su cosmos al igual que su negra cabellera, en la vanidad de su ser le parecía de lo más patético dejar que la brisa desordenara su armonía y perfección además de verse limitado campo visual por la agitación de su cabellera.

El noveno círculo le parecía un lugar privilegiado, no solo el aroma era grato sino que la privacidad era absoluta, ni siquiera quienes sus rostros estaban visibles al exterior podrían abrir sus ojos, las lagrimas los habían congelados siendo imposible de abrirlos. Del mismo modo quienes se encontraban totalmente sumergidos en el lago congelado. Sus oscuras alas se abrieron de par en par finalizando sus pasos exactamente en el centro del lago congelado, su figura comenzó a irradiar un intenso brillo blanquecino contrastando enormemente con la naturaleza maléfica de aquel ser, sin embargo el seguía siendo un ángel, sus raíces jamás serian borradas aun con las atrocidades que había cometido y que le quedaba aun por efectuar.

Su voluntad debía cumplirse en todo los detalles en él mismo cumplía sus juramentos llevando a muchos a la ruina por el sentido literal de las mismas. Su rostro se mostraba carente de emociones, al frialdad del Cocytos se había impregnado en esta y ahora daba riendas suelta a su voluntad – Poner a prueba el ejercito de Hades- pensó recordando a los anteriores jueces como espectros de inferior rango que habían sido enviados a Cocytos por simple deseo de Lucifer, sus armaduras , su cosmos y su destreza como guerreros debían de ser probadas, así mismo había ocurrido con Grifo y Wyvern en el caso de los jueces, quienes habían sido los primeros en llegar a aquel paraje para ser probados por la deidad a quien debían servir.

Lucifer poseía a su mando un ejército propio del cual le había bastado los milenios para comprobar su lealtad y su fuerza pero era diferente con el ejercito de Hades, armaduras totalmente ajenas a la naturaleza de Lucifer pero si destinadas a un mismo propósito. Ahora con el dios del inframundo ausente nuevamente por la incompetencia de no poder aprender del pasado, Lucifer asumía su mandato, se sentía con todo el deber y derecho de probar las fuerzas de cada mujer y hombre que recibían el honor de ser quienes se salvarían tras la batalla final. Levanto sus brazos a cada lado creando una esfera de cosmos tan grande y con una luz tan intensa que aquellos condenados en lo más profundo del Cocytos eran iluminados por el resplandor. Su concentración era absoluta podía rastrear a cualquier alma sin importar donde se encontrara para traerla a sus dominios aun si esta pudiera rehusarse a ser convocada. Localizando a la nueva Jueza de Garuda en el reino de Hades logro envolverla con un duplicado de la misma esfera en el Inframundo, a pesar de la blancura que irradiaba la esfera como Lucifer su esencia continuaba siendo oscura y maléfica, cualquier beato temblaría del horror tras sentir la esencia de Lucifer.

Mientras tanto en el Cocytos Lucifer descendía sus brazos dejando la esfera inmóvil frente a él, alzo su diestra apuntando a la esfera y lentamente ascendió su brazo, la esfera comenzó a alargarse siguiendo la diestra de Lucifer perdiendo su brillo, su forma hasta desaparecer dejando en su lugar a tan bella como siniestra Jueza frente a su excelencia, posteriormente descendió su diestra.

-Saeko ¿ te crees digna de portar la armadura?- pregunto con cierto tono burlesco acompañado de una sonrisa – Porque deberás probarme que la mereces, si todos a quienes portan una armadura del inframundo les dejara permanecer con ella sin dar prueba comprenderías el grado de ignorancia que Hades deposito en ellas para sus futuros dueños como en cada estrategia en las guerras que participo… y perdió- hizo una breve pausa retornando a la seriedad – En términos simples… cada armadura está destinada a un mortal en particular, estos mortales fueron elegidos por Hades, no importa que tan noble pueda ser un humano, su destino esta trazado por los dioses… - cerro sus ojos sonriente en un gesto de superioridad – Cada Guerra Santa es el mismo resultado, Hades no aprende de sus errores tanto personales como en quienes confía una armadura, ¿contradecirás que no hay espectro que conozcas o hayas escuchado que no merece siquiera su armadura? –

Abrió sus brillantes ojos rojos mirando a la humana con si fuera su próxima víctima – He eliminado a muchos incompetentes y lo seguiré haciendo hasta que estos puedan ser comparados con mis guerreros, su inmortalidad les ha dotado de una inteligencia mas allá de la tuya, su experiencia y fuerza a aumentado gracias a ello… no permitiré débiles en mi lucha ni recompensare con la vida eterna a los rebeldes. Puedes cuestionar si así deseas tu misma te condenarías...pero yo pretendo dar un giro a este mundo, algo que Hades no ha logrado, ambos compartimos el mismo deseo de purificar la Tierra condenando cada alma humana a un castigo eterno… sin embargo yo no pretendo deshacerme de mi ejercito una vez logrado mi objetivo, si me he tomado estas molestias es para ver que son dignos de llegar al final-

Dio media vuelta, dándole la espalda a su invitada mientras caminaba unos cuantos pasos deteniéndose en un rostro tan bello cubierto de lagrimas – Los traidores e incompetentes serán condenados al sufrimiento… muchos de los que aquí ves congelado fueron hace un par de años espectros que habían jurado lealtad a Hades… lo que ustedes en su gran ignorancia no comprendían era que eran simples títeres… Hades jamás les salvaría del destinado de su raza…- Sus alas negras se cerraron y miro de reojo a Saeko con la misma mirada brillante – No merecían sus armaduras… es por ello que su destinado era ser desechados- Volteo completamente mirando a la joven a una distancia de 2 metros – Te pregunto nuevamente… ¿crees que la mereces? –

Sus alas se abrieron de par en par creando una fuerte corriente de viento donde las lagrimas de quienes estaban a su alrededor se separaron del rostro siendo guiadas en dirección a Saeko. Lucifer debía probar a cada espectro como bien había dicho y era turno de la Jueza de Garuda, si su lealtad y el máximo de sus potenciales eran fiel arma de esta guerra en contra del santuario su recompensa seria tal que jamás tendría que volver a usar la fuerza para una guerra. Un nuevo mundo era la recompensa para todos quienes colaboraran con sus ambiciones, serian dueños de hacer con la tierra lo que les plazca así como otras recompensas que Lucifer estaba dispuesto a entregar si el desempeño lo ameritaba.

____________________________________

avatar
Lucil

Mensajes : 97

Datos
Lv: 1
HP: 35
Experiencia:
1/15  (1/15)

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Mensaje por Saeko el Sáb Mayo 12, 2012 10:39 am

Las sombras lo cubrían todo al igual que aquel pesado silencio. Los ojos sin expresión de la mujer permanecían clavados en algún punto incierto de la habitación en la cual ahora descansaba recostada en el diván. Había sido un largo y agotador día y no era para menos, había recorrido todo el reino infernal en busca de alguien, negándose a aceptar lo que ya sabía… a aceptar el hecho de que estaba sola en medio de aquel desolado infierno. Una a una recorrió las prisiones y valles, uno a uno inspeccionó los templos y llamó en la oscuridad para encontrarse con su propia voz deformada por el eco que se burlaba de su ingenuidad.

¿Qué buscas?... se preguntaba una y otra vez sin querer dar respuesta a tan dolorosa cuestión…¿Acaso no lo has notado?... claro que lo había notado, no quedaba nadie en ese reino… nadie con quien hablar, nadie a quien mirar… solo las almas condenadas que se retorcían en su miseria e inundaban el aire con peste y dolor…Entonces, ¿Por qué continuas?... porque era mas doloroso aceptar que estaba sola a creer en una ingenua mentira que construía a base de negación y amargo resentimiento.

El punto culmínate de su resistencia y sangre fría había llegado cuando sus pasos le condujeron hasta Caina, buscando en aquel recinto silencioso y acusador el cosmos y presencia de Dracul. Y ahí había estado ella, mirando el portal de aquel templo con expresión cansada y abatida pues lo sabía… sabía que era una perdida de tiempo el entrar ahí… sabía que nada ganaría en torturar aun mas su alma recorriendo aquellos pasillos llenos de sombra y soledad. Él no estaba ahí. Y sin embargo no era suficiente el saberlo, deseaba verlo con sus ojos y clavar con ello aquella daga en su pecho. Se introdujo entonces en los pasillos cerrados y oscuros de Caina, escuchando el sonido de sus botas al andar sobre el pavimento, deteniéndose de cuando en cuando para interrogar al silencio y retrasar con ello la horrible revelación de la verdad… ¿No es suficiente aun? Le respondía con burla su cansada mente… pero no lo era, no era suficiente aun... Y entonces había llegado a la sala principal, sus ojos oscuros se clavaron en aquel panorama más que familiar. Observó por un tiempo indeterminado aquella que había sido su habitación favorita y en su fuero interior deseó que todo fuera una pesadilla.

Cerró los ojos y aun pudo percibir su aroma inundando el lugar, aquello simplemente le hizo derrumbarse, perder todo vinculo con la mentira que se había gestado mucho tiempo antes de aquel día y que ahora explotaba frente a su rostro abofeteándole con crueldad. Miró en derredor con furia y sus ojos vacíos tomaron vida por un instante, se acercó hasta su sillón y le volcó con un gesto desesperado, inundoen el suelo con todo aquello que encontró a su paso para así destruirlo todo con la amargura y desesperación que su corazón era incapaz de soportar un instante mas. Cansada y enfebrecida,después de dejar correr todo su dolor y amargura, se tumbó en el diván y miró la oscuridad interrogándole en silencio.

Después de una hora seguía en la misma postura, su rostro había cambiado de gesto cientos de veces durante su larga reflexión y ahora mostraba nuevamente la mascara de la inexpresividad. De cuando en cuando sus labios se movían pronunciando palabras mudas que su mente febril dejaba escapar en un torrente desenfrenado sin sonido alguno. Miles de planes se habían ido gestando en su cerebro en aquellos momentos de reposo y una única idea dominaba sobre todo aquello. Fue entonces que le sintió, una corriente eléctrica recorrió todo su cuerpo haciéndole incorporarse en aquel mullido sillón. Sus ojos se clavaron en dirección de donde aquel cosmos pretensioso se elevaba, solitario y despreocupado a poca distancia de la mujer.


-Ahora llega mi turno… ¿no es así?... ¿no te has cansado acaso? ¿Llegará el día que des fin a tu empresa deshonrosa y ruin?

Murmuró poniéndose de pie y apretando con fuerza la empuñadura de Ranguren acariciando con sus uñas los diseños intrincados que le adornaban mientras su rostro se contorsionaba en una sonrisa llena de despreció y desdén. No había mucho que hacer, más que esperar a que su “alteza” se dignase a llamar por ella, que tuviese a bien atraerla como a tantos otros y enfrentarle así al destino irracional que otros habían sufrido y sufrirían hasta que el verdadero amo se alzase para reclamar lo que realmente le pertenecía. ¿Llegaría acaso ese día? ¿Estaría en el para contemplarlo? Río sin ganas ante sus propias ideas y cerró los ojos llevando la paz a su interior, creando poderosas barreras en su mente y alma, acorazando su ser para el encuentro que era ya inevitable.

Una suave ventisca entró en el templo y le rodeó el calor incandescente de su cosmos desdeñoso. No abrió los ojos mientras su cuerpo era presa del cambio de presión y la falta de gravedad, mientras aquella esfera de energía le elevaba algunos centímetros sobre el suelo. Algo en el interior de Saeko le rogó observar una vez mas aquel lugar, despedirse apropiadamente de la ultima huella dejada atrás por aquel hombre. No lo hizo pues sabía que su determinación sucumbiría si pensaba de nuevo en lo que dejaba atrás. El calor estallo en la burbuja de cosmos divino y por un momento ella dejo de existir.

Cuando las sensaciones tornaron a su cuerpo supo que se hallaba lejos de Caina y fue consiente de su localización mucho antes de sentir el frio y lacerante golpe del viento. Sus ojos se abrieron y se posaron en el panorama que le rodeaba, la muerte blanca y dolorosa que los infractores a los dioses debían enfrentar hasta la eternidad. Un cementerio lleno de traidores y de héroes que por igual eran juzgados bajos las leyes y creencias de sus amos. Sonrió ante la ironía de tener que luchar en aquel lugar y saber que su destino había sido dramáticamente coreografiado por aquel dios despreciable que ahora le miraba y hablaba con tono elevado. Le escuchó, pues no había nada más que hacer. Cerró su corazón y mente a sus palabras engañosas y truculentas, desdeño con frialdad sus miradas y gestos mientras el tiempo pasaba y la pregunta final quedaba flotando en el aire.

El silencio se extendió entre ambos personajes en aquel cementerio de hielo y despotismo. Saeko tomó un instante para aspirar el aroma dulzón de la muerte y contemplar con ojos vacíos aquel lugar. Finalmente le dio la espalda a Lucifer y contempló el resto del reino que había sido erigido para Hades y sus espectros, para llevar castigo a las almas corrompidas de los mortales que en la tierra habitaban. Abrió la boca y su lengua dejo escapar poco a poco un torrente de palabras pronunciadas con la mas fría tranquilidad mientras sus ojos se extendían en aquel reino que alguien había prometido regiría al lado de Dracul.


-¿Merecerlo? ¿Acaso he escuchado palabras más hipócritas y vacías antes? ¿Por qué pretendes engañarme y pronuncias frente a mi palabras sin sentido, deseos vacíos y convicciones carentes de fe? Dime, ¡oh dios petulante! ¿Cuántos otros fueron sometidos a esta sátira sin sentido? ¿Cuántos yacen bajo nuestras plantas tras montar a tu lado la comedia cruel que ahora deseas protagonicemos juntos? ¿Acaso te importó lo suficiente para llevar la cuenta? No… claro que no… puesto que para ti como para tantos otros no somos mas que títeres sin alma ni voluntad. ¿Te crees acaso diferente a esos dioses que pareces aborrecer y despreciar? Puedo asegurarte que no es así… tus deseos son igual de egoístas y despreciables como los que alguna vez guiaron el camino de Hades y todos aquellos que dices superaras. Pero tu crimen es mil veces peor, cegado por la soberbia que nubla tu juicio. Mira esta tierra que has usurpado, mira a mi y al ejercito que has mermado en tus ansias de perfección. Cuando la guerra de inicio y estes rodeado de guerreros aterrorizados y sin honor ¿Qué gloria podría tener la victoria mancillada de esa forma? Pero para ustedes no existe el honor, claro que no. Nos miran a nosotros como seres imperfectos llenos de podredumbre, incluso hace unos segundos cuando me hablabas de las maravillas que podría alcanzar, no dejabas de pensar en lo inferior que soy, en lo imperfecta que es mi naturaleza. ¿Qué hay diferente entre ustedes y nosotros? ¿Qué en ti de los dioses olímpicos? ¿Acaso puedes blandir un estandarte sin mancha de pecado? ¿Por qué has sido desterrado de la gloria que alguna vez te perteneció?

Girándose se inclinó para acariciar el rostro de un joven guerrero que yacía enterrado en el hielo perpetuo del Cocytos, sus ojos miraban al cielo suplicantes y sus labios se habían congelado en una oración que nadie escuchó ni escucharía jamás. Los ojos de la chica siguieron recorriendo aquel paramo mientras se ponía de pie y extendía las alas de su armadura con energía y garbo. En sus labios bailoteaba una sonrisa gélida y sus orbes profundos e insondables se posaron finalmente en la faz de aquel dios que le había citado con el simple deseo de hacerle lamer sus botas o perecer bajo la furia de su puño. No había temor en la chica aun cuando sabía que su poder jamás se compararía con el de Lucifer, no quedaba duda en su alma y corazón cuando sus palabras expresaban cada sentimiento que su ser contenía… estaba lista para morir como lo estaba para alzar una vez mas el vuelo. Si había de perecer, deseaba demostrarle a aquella deidad que se equivocaba al ofrecer ilusiones de gloria a una guerrera que encontraba ignominioso aquellos juegos infantiles de un dios carente de honor.

-¿Qué si merezco portar esta armadura? Quizásla respuesta se reduzca a un no… pero tu tampoco mereces reinar sobre hombre ni dioses. La copa de tu iniquidadha sido colmada y continuará derramando la bilis y ponzoña sobre los corazones del hombre por la eternidad.Tú no eres el que ha de traer salvación ni redención al mundo, pues desconoces el corazón humano y su poder. Si he de elegir entre tu reino de terror y perecer en este campo como una guerrera, prefiero luchar y perecer a vivir en la ignominia eterna. He aquí mi cuerpo para que le destroces y sacies tu hambre de castigo, he aquí mi sangre para que tiñas los ríos con tu pecado. Destruye mi cuerpo, pero no doblegaras mi espíritu. Ya he muerto una vez y conozco lo que es el frio abrazo de la parca… tu nunca lo entenderás y como castigo vagaras vació hasta la eternidad cuando tus huesos se conviertan en polvo y tu belleza y orgullo se reduzcan a un gemido que nadie compadecerá. Ahórrate tus palabras y da inicio a este circo de destrucción...

Las últimas palabras de la chica se vieron acompañadas por la explosión de su cosmos oscuro y temerario. Las llamas envolvieron su cuerpo y brindaron a sus ojos carentes de vida un brillo descomunal. El momento de dar fin a todo había llegado, marcharía hasta la muerte on la cabeza en alto y la sonrisa en sus labios, no podrían quitarle eso… jamás.

____________________________________

You don't even want to know what I gonna do to you

It's to late to fix what is broken




Narro / Hablo / Pienso
avatar
Saeko

Mensajes : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Mensaje por Damián el Miér Mayo 16, 2012 5:05 pm

POST 1: LUCIFER.

Post bastante bueno (y largo) como introducción. Has dejado claro donde os encontrais y cuál es el proposito de dicha batalla. Tal vez has explicado demasiado la situación de los castigados en ese lugar, pudiendo usar esas lineas para algo mas importante. Respecto a las faltas ortográficas he contado unas cuantas, solo un par de tildes y una palabra que se repetía pero no tenía sentido en ninguna de las dos frases. " Hades jamás les salvaría del destinado de su raza…" y "es por ello que su destinado era ser desechados". Supongo que se referiras a destino...si no, no lo entiendo.

En lo que a personificación se refiere he visto leves resquicios de la personalidad de Lucifer, respecto a lo que muestra en su ficha. Aún así, ha estado bastante bien para ser el primer post. Hay un detalle que se te olvido comentar, no mencionaste las nubes de tormenta que puse en la trama.

SIN MAS:

NOTA: 8/10


POST 1: SAEKO.

Al igual que Lucifer, tengo que decir que es un post bastante bueno para comenzar una narrada. Me ha gustado mucho tu estilo para rolear, fluido y directo pero detallando lo necesario. Si bien en ese aspecto rozas la perfección, esta se ve nublada debido a la gran cantidad de fallos ortográficos que he encontrado. La mayoría por colocar mas las letras o no separar las palabras. Esto puede parecer una tontería pero dificulta bastante a la hora de leer.

Respecto a la personalidad, he visto dos personalidades claramente contrarias en Saeko. La primera no aparece para nada en tu ficha, es una Saeko derrumbada y deprimente, sin embargo, la segunda es fuerte y seria, tal y como se muestra en la ficha. Te recomiendo que des mas vida a tu personaje ya que eso puede ayudarte a sumar puntos.

Otro punto es que apenas describiste los lugares por donde pasaste (Caina, Cocytos....) Además no pusiste el tiempo del lugar.

SIN MAS:

NOTA: 7/10


Le toca a :

LUCIFER.

____________________________________

Narro/Hablo/Pienso

"Nada escapa a mi alcance"
avatar
Damián

Mensajes : 153

Datos
Lv: 4
HP: 35
Experiencia:
0/60  (0/60)

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Mensaje por Damián el Lun Mayo 21, 2012 9:45 am

Saeko gana esta batalla por defecto:

Se te entrega:

18 EXP
55 MO

Batalla Cerrada y XP y MO entrgadas.

____________________________________

Narro/Hablo/Pienso

"Nada escapa a mi alcance"
avatar
Damián

Mensajes : 153

Datos
Lv: 4
HP: 35
Experiencia:
0/60  (0/60)

Volver arriba Ir abajo

Re: Lucifer Vs Saeko [Narrada]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.